Aye-Aye

Hablar de animales extraños, criaturas increíbles sin mencionar al Aye-aye es dejar de lado a uno de los animales más peculiares en aspecto, comportamiento y alimentación.

Es el primate más extraño, su distribución también es algo peculiar. Habita en Madagascar y esta criatura extraña se encuentra en peligro de extinción.

Su nombre originalmente es Daubentonia madagascariensis, y sorprendentemente es la única especie de la Familia Daubentoniidae.

Origen de su extraño nombre

Durante mucho tiempo se creía que el Aye-aye era una especie ya extinta, sin embargo se redescubrió en el año 1957. Es un primate como nosotros los seres humanos, aunque algunos expertos insisten en afirmar es un tipo de lémur.

Su nombre científico, como hemos mencionado es Daubentonia madagascariensis, sin embargo se le conoce como aye-aye debido a la expresión “heh heh”, que es una expresión malgache, y cuyo significado es “no lo sé”.

Tal nombramiento de esta extraña criatura se debe a que por la creencia de algunas tradiciones basadas en que es un animal que representa el mal se evitaba nombrarlo y por eso preferían referirse al animal como “heh heh”.

Características principales

Entre las características que destacan están sus garras en vez de uñas, solo tienen en algunos casos una uña, tienen un hocico largo y la nariz húmeda, esto los hace los primates con mejor sentido del olfato en la especie. Además también poseen un mejor sentido de orientación lateral en los ojos, ya que los ojos son prominentemente grandes.

Los aye-aye tienen una excelente visión nocturna, tienen sus pabellones auditivos móviles y una menor proporción cerebral que el resto de los primates. Poseen además un pelaje tosco de color negro-marrón, oscuro y desgreñado. Este pelaje está cubierto por un manto de pelos blanco y les sirve como protección. También tienen una cola frondosa y muy larga, del mismo tamaño de sus cuerpos.

El tamaño de estas raras criaturas es de 40 centímetro y se caracterizan por un peso que va desde los dos kilos y medios hasta los tres, siendo así los primates nocturnos de mayor tamaño.

De manera que el ayer-aye como prosimio tiene pabellones auditivos y ojos grandes, dedos prominentes con garras, estas características son ideales porque es una especie arborícola, de manera que sus aspectos físicos le permiten colgarse de las ramas y pegar saltos  pequeños y verticales, tal y como lo hace una ardilla, así evita pisar el suelo húmedo del contexto donde vive.

Una extraña especie de hábitos extraños

Los aye-aye son criaturas extrañas con hábitos nocturnos y solitarios, durante el día descansan unidos a las ramas, también hacen nido con ramas y hojas donde suele descansar. Los nidos que hacen son como esferas con tan solo un agujero que les sirve de entrada y siempre en árboles exclusivamente ocupados por la especie.

En cuanto a la alimentación dependen sustancialmente de semillas de canarium spp, que un árbol que además influye notablemente en la distribución de la especie. Sin embargo también se alimentan de la pulpa del coco, de hongos y otras semillas. Adicionalmente se inclinan por las larvas de insectos para la alimentación, para econtrarlas hacen uso de un método único que consiste en golpear la corteza de los árboles con el tercer dedo que tienen, golpean hasta 8 veces por segundo, así ubican las larvas por medio de la ecolocalización.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*