Antílope Saiga

Entre los animales más extraños el antílope saiga conserva un lugar especial. Se le llama también animal estupefacto, ya que posee una nariz que mide de entre 60 a 80 centímetros y pesa alrededor de los 25 y 51 kilos.

Se puede describir la nariz como ancha, larga y de mucho movimiento, se parece a una pequeña probóscide. Esta condición le da ventajas, ya que el antílope saiga puede filtrar el polvo de las estepas que inhala y a la vez puede calentar el aire seco y frío.

Comportamiento del Antílope Saiga

En cuanto al comportamiento de estos animales, puede decirse que forman manadas enormes y les gusta convivir en estepas semi-desiertas, lo que les permite alimentarse de una extensa variedad de plantas, incluso aquellas que para otras especies podrían ser venenosas.

Las condiciones físicas de los antílopes saigas les permite cubrir grandes distancias de trayecto y además cruzar ríos a nado.

En cuanto al apareamiento de esta especie se da en noviembre, y luchan entre ellos para poseer a las hembras. Quien gana en las luchas tiene el honor de liderar una maná que va de entre 5 a 50 hembras.

Las hembras en esta especie tienen una gestación de 140 a 147 días, y pueden tener descendencia desde sus ocho meses de vida. El primer parto es de gemelos y luego los partos son normales, no vuelven a tener parto de gemelos. Otro dato curioso es que si la población es afectada las hembras de la especie de hasta 5 meses pueden acelerar la madurez para alumbrar gemelos de ambos sexos.

El saiga es un animal adaptado a los espacios abiertos, a los climas fríos y secos, esto lo hace un perfecto indicador de condiciones glaciales. Cuando fue un animal de gran distribución pobló extensiones enormes en América, Asia y Europa, llegó a ocupar el norte de la península Ibérica.

Una extraña especie en peligro de extinción

La caza furtiva ha sido históricamente la gran amenaza contra esta especie, en Cárpatos se extinguió debido a ello en el siglo XVIII. Esta misma amenaza fue causante de la extinción en Polonia en el siglo XIX e igualmente en Ucrania.

En la actualidad se le ha brindado protección al antílope saiga a través de leyes, sin embargo se sigue dando la caza furtiva. La piel y los cuernos son elementos de alta demanda. Sobre todo los cuernos, ya que han pasado a ser sustitutos de cuerno de rinoceronte en la medicina china tradicional.

La caza furtiva podría ser la causante de la extinción global de la especie, tomando en cuenta que ya es la razón por la que de un millón de ejemplares de antílope saiga que existían en el 1990, actualmente solo hay cuarenta mil ejemplares.

Pero además de la caza furtiva, hay otras causantes de la extinción, como por ejemplo lo ocurrido durante el 2015, específicamente en el mes de mayo de ese año, cuando murieron alrededor de ciento veinte mil ejemplares de antílope saiga debido a la bacteria Pasteurella multocida, que es una bacteria que está siempre presente en este tipo de antílopes, solo que generalmente es inofensiva.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*